Páginas vistas en total

domingo, 23 de octubre de 2011

Preocupaciones...

Este es un día de domingo en el que estoy preocupado. Este debería seer un blog sobre mi vida y mis andanzas por Alemania; un blog en el que cuento mis alegrías y mis desdichas personales, mis refelxiones; si he encontrado trabajo, si no lo he encontrado, si me echan del piso, si no me echan, como me va la pasta, si echo un polvo, si conozco a un punki muy raro y muy pasado de anfetaminas que me cuenta su particular visión de la vida; esas cosas, preocupaciones y alegrías pequeñitas.
Hoy me cuesta centrarme en esto; en la página de crisisenergética, que me enseñó Teo hace ya bastante tiempo, abunda la gente que se siente alcanzada por la historia, que cree que le va afectar personlamente y que siente angustia por ello; no angustia genérica, no angustia pequeñita, sino la terrible conciencia de que este mundo se va haciendo cada vez mas pequeño, de que ya no hay para todos, y de que cada vez va haber para menos de nosotros. Creo que esa angustia me ha alcanzado hoy a mí; no en el terror genérico al final del petróleo y del gas como fuente de energía útil para alimentar a nuestra sociedad, sino una especie de sensación de que nos encontramos ante el final de una era, y de que el abismo de la historia está delante de nosotros, dispuesta a devorarnos.
Lo que me ha inducido este miedo, que ahora mismo me paraliza ha sido la muerte de Gadaffi, y su paralelismo con las inurrecciones que ahora mismo están empezando a prender en Europa. Grecia y Libia, supongo, me producen una sensación de terror que me cuesta explicar con palabras, pero lo intentaré.
En principio, la denominada "primavera árabe" me pareció una buena noticia. El mundo árabe ha sido durante muchos años un bastión de tiranía, un lugar en el que gobernantes autocráticos, protegidos por occidente, por la Unión Soviética o por ambos, han puesto una mordaza a sus poblaciones; en todos los países árabes, en mayor o menor medida, se ha matado , encarcelado y torturado al inurrecto, amordazando de forma efectiva mediante el terror a la población; siempre había quien manifestaba lo que pensaba; en muchos de estos países, incluso se permitía al opositor manifestar sus opiniones, con eco en occidente y rara vez en sus propios países como una especie de "demostración pública de democracia". No pasaba nada, esas opiniones nunca alcanzaban la calle, no eran peligrosas en realidad. El electricista de Damasco, el ama de Casa del Cairo, seguían sin opinar de política, y si lo hacían era de puertas para dentro. Una sociedad aparentemente libre por permitir que ciertos privilegiados se opongan públicamente al régimen, no lo es cuando todos los demás tienen miedo de hablar; no porque se lo digan, sino por una "mordaza interior".
Finalmente, estallaron las rebeliones; se acabó la mordaza interior, y la gente ha salido a la calle, vomitando todo lo que llevaba callando durante años; a veces, expresándolo con palabras. Otras, a voces. Y otras con actos; ha habido actos de inmenso valor individual y colectivo... y actos de inmensa miseria. Pienso en Gadaffi ahora mismo. Capturado, apaleado como un perro por hombres que dejaban que pensase su parte mas primitiva; y no solo eso. Un tercio de la población libia es negra. Unas palabras ireflexivas por parte de una Secretaria de Seguridad Europa llegaron al cerebro del libio árabe "Gadaffi está reclutando mercenarios negros". Los negros libios están siendo hoy, han estado siendo durante los últimos meses, literalmente exterminados. He leído relatos en internet; no se que veracidad concederles, conociendo al ser humano, es probable que sean ciertos. Hombres muertos, mujeres muertas, niños muertos, todos negros, los cadaveres formando altas pilas en los parques y plazas de Misrata y de Bengasi. La cara oculta de la revolución, del éxito contra el tirano.
La gente está amordazada. Pero cuando le quitas la mordaza, dice y hace cosas horribles. Volvemos a Europa. Hace unos días, ayer o antes de ayer, ETA anunció que abandonaba la violencia; el último grupo "serio" de "combatientes" marxistas-leninistas de Europa ha sido eficazmente desactivado, no ya como amenaza contra el sistema en el que vivimos, sino contra cualquiera de sus miembros. Sin embargo, hoy están comenzando rebeliones nuevas, y como la de ETA en su momento, seguramente legítimas. En Grecia la plaza Syntagma está rodeada día y noche por miles de manifestantes. Anarquistas y comunistas ya están empezando a combatir, a atacarse, a deshumanizar a sus enemigos al hablar de ellos. Se terminarán matando; es otra vez Libia, gente sin mordaza, gente libre que hace lo que desea; y desea hacer cosas horribles. De momento no hay combatientes en el sentido clásico del término. No se ponen bombas en las comisarías, los rebeldes griegos no tienen armas ligeras, con las que controlar un barrio, un pueblo, una ciudad ¿Las tendrán algún día? ¿Fueron los grupo terroristas de los 70 solo posibles gracias a una potencia que les sostuviese? ¿O una rebelión sin dinero de los poderosos es solo un griterío, una manifestación, una explosión estéril de rabia, ruidosa, pero sin capacidad real de cambio? No lo se.
Y sin embargo, pese a la Espada de Damocles de la barbarie revolucionaria, no podemos quedarnos quietos, no podemos tolerar que se nos siga despojando de nuestros derechos, puesto que poco a poco vamos perdiendo lo que nos hace ciudadanos. Puede ser que no nos importe mientras nuestro bienestar personal no se vea afectado, mientras podamos comprar con dinero esos derechos que se nos arrebatan día tras día; pero la realidad, para cada vez mas gente, es que no hay dinero para comprarlos. Es una pesadilla en la que debemos escoger entre ser inferiores, cada día con menos derechos y menos oportunidades frente a aquellos que pertecen a una élite que ha sabido garantizárselos, y alzarnos en una revolución sangrienta, una revolución a la que tarde o temprano tendremos que enfrentarnos, en la que nosotros mismos, actuando con libertad, pero sin reflexión, nos convirtamos en bestias y hagamos nuestras vidas, y la vidas de otros mucho mas miserables.
En fin, que esta tarde de domingo estoy inquieto por la situación histórica. Soy un mar de dudas, no se como es apopiado actuar, ni como se pueden hacer las cosas de manera que "el bien triunfe". No creo que se pueda. Bah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario